Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

jueves, 11 de julio de 2019

HABILIDADES SOCIALES:PEDIR AYUDA

Hoy hemos hablado de la importancia que tienen las habilidades sociales para ayudarnos a relacionarnos con los demás de manera positiva y eficaz,hablamos de que las principales sociales son:

     -escuchar
     -iniciar y continuar una conversación
     -preguntar
     -dar las gracias ( comentado y colgado en este blog)
     -pedir ayuda
     -pedir disculpas
     -ponerse en el lugar del otro

Hoy ha tocado el tema de lo necesario y difícil a la vez que es pedir ayuda cuando la necesitamos
pedir ayuda sirve para que:

     -los demás sepan lo que tu necesitas
     -encuentres una solución a tus problemas
     -tengas  una relación mejor con los demás
     -sentir la tranquilidad de tener un apoyo en los momentos en los que verdaderamente necesitas            ayuda
 

¿que debes hacer para pedir ayuda?

     1.piensa cual es el problema:que cosas o que personas hacen que te sientas mal
     2.elegir a la persona adecuada que sepas que te escucha y comprende tu situación y te puede
        ayudar
     3.pedir ayuda humildemente con amabilidad y educación
     4. asegurarte que la otra persona es lo suficientemente comprensiva para entender lo que necesitas

A veces nos cuesta pedir ayuda porque nos da vergüenza que los demás no comprendan y se den cuenta que no sabemos valernos por nosotros mismos para hacer frente a una situación.
en esas ocasiones,debemos pensar que si pedimos ayuda y nos solucionan el problema que nos desborda.
Eso nos puede servir como ejemplo y de lo importante que es servir de ayuda a los demás cuando nos la piden y verdaderamente la necesitan.

Josean



   
   

lunes, 8 de julio de 2019


EL RINCÓN DE PAULA IV  

Vuelvo a publicar otro de mis poemas, esta vez, el soldadito, y es ya el cuarto poema que edito en el blog, espero que os guste.

  EL   SOLDADITO


   Érase un potrillo, despierto y confiado que crecía en un paraíso maravilloso;  sus prados verdes, el sol mas grande y tantos animales como amigos.
   El potrillo iba creciendo y se hacía un hermoso caballo con buen porte, y su nobleza grabada en la frente.
   Seguía en su tierra feliz y llena de amigos donde no faltaba nada.

   Una mañana nublosa salió a trotar, porque había tenido sueños inquietos;  la noche se le hizo larga y trotando, trotando, llegó hasta el río.  Nunca iba tan lejos.  Bebió agua y al levantar su noble y confiada cabeza, topó con un ser deslumbrante que sus ojos no podían dejar de mirar.
   Era una hembra hermosa y altanera que no conocía hasta hoy.  Los colores en sus plumas fascinaban, y la suavidad que se desprendía de ellos, parecía que lo acariciaba.
   Que atracción por esas plumas, tanto, que se atrevió y se le acercó.

      _ No te había visto antes, ¿qué animal eres?

      _ Soy una de las criaturas mas hermosas creadas y todos se sienten fascinados por mi gran belleza.
          Sé moverme con soltura y sensualidad y mi cuello es perfecto.

   El caballo estuvo de acuerdo.  Pensó cómo sería ver a esa deliciosa princesa todos los días y perder sus ojos en tanta magnitud.

   _ ¿Quieres venir conmigo a mi tierra y vivir donde yo vivo?

   La pava real miró a su alrededor;  sucio y abandonado, donde casi nadie la miraba ya,  había mas como ella y todos eran parecidos;  menos aquel gato que algunas noches trepaba al único árbol junto a la chabola.
   Miró al caballo alto y lustroso, noble y confiado, y no dudó más.

   Juntos llegaron al sitio en el que siempre soñó estar.  Limpio y precioso, con mucho sol que hacía brillar aún más su vistoso plumaje.
   Vio también tantos y tantos animales que podían admirarla y admirarla.  El sueño se había hecho realidad.  Ya no necesitaba al insignificante caballo que ahora ya no le parecía ni tan alto, ni tan imponente.

   El caballo triste ya, no veía el sol caliente, ni la hierba verde, ni quería compartir con sus amigos.
   Su reina lo apartaba de sí;  apenas se acordaba cómo era la seda de sus alas.
   Su mirada estaba hoy tan nublosa, como aquella mañana lejana.

Resultado de imagen de caballo de fabula

                                                                             PAULA