Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

miércoles, 20 de junio de 2018

MI AFICIÓN: LA LECTURA


Una de mis aficiones es la lectura. Me apasionan los clásicos. Pero hace unos años estando ingresado un auxiliar de enfermería, sabiendo que me gustaba mucho la lectura, pues me pasaba gran parte del día leyendo para olvidarme de mis problemas,  me recomendó a un autor italiano del que nunca antes había oído. Su nombre es  Alessandro Baricco, además de novelista es dramaturgo y periodista. 



Seguramente su obra más famosa es "Seda" de 1996. Las demás novelas  son Tierras de cristal (1991) Océano mar  (1993), City (1999), Sin sangre (2003), Homero, Ilíada (2004), Esta historia (2007), Emaús (2009), Mr. Gwyn (2011), Tres Veces al Amanecer (2012) y La Esposa Joven (2016).También ha escrito teatros; muy destacable el monologo titulado Novecento (hay una película basada en esta historia muy recomendable).


Os animo a que leáis alguna obra suya y después me decís que os ha parecido. 


                                                                                                                                                                                   Andoni

viernes, 8 de junio de 2018

María y Marta, dos almas unidas


Hoy os dejamos el relato de nuestra compañera Gemma, que ha ganado el Segundo Premio del III Concurso de Relatos del Hospital Psiquiátrico de Araba, aquí os dejamos su experiencia y su bonito relato ¡Enhorabuena Gema! 


Estoy muy contenta por haber ganado el segundo premio del concurso de relatos del Hospital Psiquiátrico de Álava.  

Los primeros que me felicitaron fueron mis compañeros de la Unidad de Día del Centro de Salud Mental de Beraun y personal y me hizo muchísima ilusión.
Esto me motiva a seguir escribiendo ya que es mi mayor pasión.
Muchas gracias,
Gemma.


MARIA Y MARTA,  DOS ALMAS UNIDAS

Hacía muchísimo calor aunque era Diciembre. Un día de viento Sur, de esos que te invitan a ir a la playa, aunque no vivas precisamente en reiterado Sur, sino en Donostia.

Marta de carácter risueño y con mucho sentido del humor se encontraba muy decaída, ya que María, su mejor amiga, había fallecido recientemente, como consecuencia de una metástasis tan enorme como injusta, al igual que la inmensa mayoría lo son. Había permanecido junto a ella hasta el último momento.

Marta recordaba como María y ella desde niñas unían las palmas de sus manos y se decían “Amigas hasta el final”.
“Si el maldito cáncer no hubiera asomado sus garras en tu cuerpo, hoy estarías viva” pensaba para sus adentros, como si su amiga estaría frente a ella escuchándola. 
Bajó al portal por si había alguna carta y al abrir el buzón vio un sobre de color azul mar, le extrañó porque normalmente se envía de color blanco o crema. Cuando lo cogió en sus manos y empezó a leer su nombre, un gran escalofrío, recorrió su cuerpo. La letra era de María. “Pero si falleció hace 6 días ¡no entiendo nada!”. Apenas se repuso del susto y sin salir a la calle abrió el sobre y comenzó a leer.
“Querida Marta:
Te extrañará muchísimo esta carta, ya que no estoy en este mundo. La persona que está escribiendo por mí, se encargará de enviártela.
Deseo desde lo más profundo de mi ser, darte las gracias por la complicidad, el cariño y tus ánimos que me has demostrado durante toda mi enfermedad y a lo largo de todos estos años.
El día que cierre los ojos y haga el último viaje de mi vida, sé que tu serás la última persona que lleve en mi pensamiento.
Confiábamos la una en la otra. Nos contábamos nuestros sueños, miedos, ilusiones, dudas y todo aquello que para las dos era tan importante.
Hay algo que nunca te dije. Creo que si mi enfermedad no hubiera sucedido, seguramente te lo hubiera dicho, aunque supiera que nuestra amistad nunca fuera a ser igual…”
Se sentía azorada, confundida a medida que la leía. Entró un vecino, el cual, algo raro notó en su cara ya que le preguntó:
-       Marta ¿Te ocurre algo?
-       No, gracias, nada.
Respondió sin mirarle al rostro.
Él se extrañó y subió en el ascensor.
Salió a la calle y se sentó en un banco cerca de su casa. Siguió leyendo.
“…¡Cómo podría decirte Marta lo que significas para mí! Nos conocimos en el colegio cuando teníamos 8 años.                                                        
No sé en qué momento exacto, me fui fijando en ti, sí, lees bien como mujer. Estoy enamorada hasta el infinito de ti.
Lo que hubiera dado por haber besado tus sensuales labios, por acariciar tu blanca y fina piel, por haberte cogido de las manos no como amiga sino como amante, por haber rozado con las puntas de mis dedos tus enhiestos pezones y haber masajeado tus pechos, por decirte palabras bonitas al oído, por haberte hecho el amor con pasión, entrega y dulzura. Marta sentía una sensación de emociones indescriptibles….”

Era muy fuerte enterarse y además así.
“…Te preguntarás que cómo estaba saliendo con Enrique si soy lesbiana. Con él sentimentalmente nunca tuve nada, hasta el final nos unirá una gran y verdadera amistad”
Teníamos hecho un pacto entre los dos, haciendo ver que estábamos enamorados.
Enrique en sus ratos libres estudia teatro, pues su mayor ilusión sería debutar en un escenario, es algo que desconocías.
Ya sabes que yo hacía teatro en el colegio y siempre me decían que lo hacía muy bien, como ves, de algo me ha servido.
Ha sido la mejor representación de toda mi vida, aunque también con mucho dolor, porque tenía la sensación de estarte engañando.
Te escribí un montón de cartas durante ocho años, aunque nunca te las dí por pudor y pundonor .Si algún día las deseas leer, no digo tenerlas, se las puedes pedir a Enrique.
Como comprenderás, él es el que está escribiendo esta carta ya que yo no tengo fuerzas para hacerlo, porque mi energía se va apagando. Yo solo escribí tu nombre y tu dirección en el sobre azul ya que es tu color preferido.
Marta, te deseo que seas muy feliz con Andrés, hacéis muy buena pareja; y que la vida te sonría en todo. Lucha por tus sueños.
Te quiero muchísimo. Hasta siempre.
 María”

A Marta, aunque llevaba gafas de sol, eso no impedía que profundas lágrimas  bañaran e inundaran su cara.
Se sentía tan mal y a la vez, tan bien…Abrió su bolso, sacó su móvil y marcó un número de teléfono.
 Al otro lado, una voz preguntó:
-       ¿Quien es?
-        Enrique, soy Marta
Se hizo un breve silencio, reaccionando él.
-        Marta, ¿has leído la carta?
-        Si, lo sé todo. Necesito leer, y sobre todo, tener esas cartas cuanto antes.
-        Si quieres te las llevo mañana.
-        No ,por favor, hoy, tiene que ser hoy
-        De acuerdo,  dentro de una hora estaré en tu casa
-        Gracias, hasta luego.
- Hasta luego
Volvió a marcar otro número, y enseguida le respondió:
- Si, Marta, dime
- Andrés, se terminó, punto y final a nuestra historia
- De acuerdo, Marta
- Gracias, hasta pronto.
- De nada, hasta pronto.
Lo que María nunca supo es que la relación de Marta y de Andrés, era un paripé, aunque lo más importante es que Marta la amaba profundamente.

Paradojas de la vida.


            --------------------------------------