Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

jueves, 19 de diciembre de 2013

ENTREVISTA A JUAN DEL POZO

Llevábamos varios días pensando que sería interesante poder hacer una entrevista a algunos de los profesionales que nos atienden, pues hay cosas generales sobre la salud mental de las que pocas veces hablamos cuando estamos en terapia individual.
Así que, ¿quién mejor, para empezar, que Juan del Pozo, Psicólogo Clínico y Coordinador de nuestra Unidad de Día? Hoy, aprovechando la hora de terapia de Grupo, le hemos planteado nuestras preguntas y hemos pasado un rato agradable hablando con él. Por si os resulta interesante, os adjuntamos la conversación que hemos recogido:

-       ¿Por qué quisiste ser psicólogo?
Desde muy joven me gustaba el psicoanálisis, leí un libro sobre el inconsciente y vi que eso iba conmigo. En la universidad, empecé a estudiar Empresariales, hice 2 años de esta carrera pero no me interesaba, y dudé entre iniciar Psiquiatría o Psicología. Me decanté por esta última.

-        ¿Cuántos años llevas ejerciendo de Psicólogo?
Muchos ya… en el 81 empecé como psicólogo escolar en una ikastola, luego hice el PIR (Interinidad de Psicología) en Asturias y fue en el año 1986 cuando empecé en salud mental, al principio en Iruña y luego ya en Gipuzkoa.


-          ¿Aún te gusta el trabajo que haces? ¿qué es lo que más te gusta?
Sí, me gusta, yo me aburro fácilmente con las cosas repetidas, necesito hacer un trabajo variado, y este lo es pues cada persona es diferente, cada una tiene su historia aunque puedan coincidir en los diagnósticos…
Lo que más me gusta, aparte de la variedad, es poder entablar un diálogo terapéutico con los pacientes, que les sirva. Lo bueno es poder entender cómo funciona la mente humana y, también ver cómo  los pacientes van mejorando.

-          ¿Y lo que menos te gusta?
Pues cuando ves que una persona tiene pocos recursos para tirar hacia delante, crees que no va a ir bien. O la protocolización excesiva de la clínica. A veces la burocracia acaba con la creatividad del trabajo, te ocupa tanto tiempo… Datos, informes, protocolos…

-          ¿Has tenido alguna mala experiencia en tu carrera?
No, no recuerdo. Alguna vez que, por malas interpretaciones de pacientes o familiares no te entienden y te echan la culpa de lo que le pasa al paciente…


-          ¿Y alguna buena?
Muchas. Cuando estamos en Terapia de Grupo, cuando ves a una persona que empezó  mal  y va mejorando, se le ve más tranquila, funciona mejor… eso es gratificante.

-          ¿Crees que con tu trabajo consigues ayudar a los demás?
Los demás tendrían que responder a esto. Pero creo que sí.  La oportunidad que tienen de hablar cuando están en consulta, de sacar sus problemas siendo escuchados sin que nadie les juzgue ni les interrumpa ni les machaque… eso da tiempo y espacio para que la persona saque sus problemas y pueda ordenarlos, tomar decisiones, buscar soluciones… Ellos son los que se ayudan, yo les escucho e intento apoyarles en ese proceso.

-          ¿Qué es lo más importante para ti en una relación profesional-terapeuta?
Que fluya la conversación, que el paciente se sienta tranquilo, con libertad, con confianza, y que este diálogo le sirva para poder orientarse mejor.

-          ¿Cómo desconectas de la rutina del trabajo?
La verdad es que yo desconecto bastante fácilmente. Cuando estoy con un paciente me vuelco con él, pero cuando termino, me separo. Tienes que trabajarte aspectos de ti mismo para poder separarte de los problemas de los pacientes y no hacerlos propios; si eres muy sensible y te arrastra su problema, pierdes la perspectiva y no puedes ayudar a nadie.

-          ¿Los profesionales también sufren problemas de salud mental (ansiedad, estrés…)? ¿Cómo se tratan?
Claro que sí, todos podemos sufrir dichos problemas, ser médico o psicólogo no es una vacuna. En mi caso, en mi generación todos teníamos claros  que primero tienes que tratarte a ti mismo con un psicoanálisis.

-          ¿Qué patologías son las que más ves?
En el CSM normalmente priorizamos el trastorno mental grave, esto es, los que duran mucho en el tiempo y producen más dolor y sufrimiento personal y del entorno: psicosis, trastornos de personalidad, trastornos afectivos, esquizofrenia… También abundan otros como cuadros ansiosos- depresivos, etc.

-          ¿Cuáles son los diagnósticos más difíciles de tratar?
Desde mi punto de vista, los trastornos de personalidad, porque estos pacientes no están muy orientados en los que les pasa y su malestar está más enfocado hacia las relaciones con los demás (“los demás me hacen, los demás dicen…”). Cuando se van dando  cuenta de lo que les pasa a ellos, empiezan a mejorar, evolucionan mejor.

-          Una patología en concreto que nos llama la atención: los psicópatas. ¿Tienen cura?
Es difícil de tratar, antes no era cuestión de Salud Mental, sino de orden público. No tienen  sentimiento de culpa ni sentido de responsabilidad, por lo que es muy difícil hacer terapia con ellos. No suelen venir a los centros de salud mental, apenas tenemos contacto con ellos.
Pero sí hay personas que tienen conductas psicopáticas (drogadicción, etc…) en las que, tratando la problemática de base, se pueden reducir o solucionar.

-          ¿Y por qué tienen tan mala fama los enfermos mentales en la sociedad?
Yo creo que por dos razones principales:
o   A los enfermos mentales se les hace difícil integrarse en  la sociedad por sus dificultades, sus síntomas. Eso a la sociedad le genera molestias.
o   Y por miedo. Cualquiera podemos sufrir una enfermedad mental, y poder pasar por lo mismo, asusta y preferimos alejarnos, no verlo.

-          ¿En qué ha evolucionado el tratamiento de la enfermedad mental?
Afortunadamente ha evolucionado muchísimo, en calidad y sobre todo, en dignidad. Primero se  encerraba a los enfermos mentales junto con delincuentes, vagabundos, etc. Luego se paso a llevarles a sitios diferentes, aunque seguían siendo sitios horribles, los llamados manicomios, para que no molestasen demasiado. Con el desarrollo de terapias y medicamentos, sobre todo en las últimas décadas, ha habido un cambio sustancial y lo que se procura hoy en día es que la persona pase sus crisis y recupere ciertos lazos sociales, que retorne a la comunidad.

-          Y sobre Punset u otros autores de autoayuda, ¿qué nos puedes decir?
Sobre Punset en concreto no he leído mucho. Me parece que son buenos comunicadores, igual demasiado optimistas, pero bueno, ya os digo que no sigo mucho a estos autores.

-          Y ahora hablando ya de la Unidad de Día, ¿para qué crees que puede servirle la Unidad a una persona con enfermedad mental?
La Unidad de Día es un intermedio entre la crisis y el mundo social. Cuando una persona sufre una crisis, a menudo encuentra muchas dificultades para cerrar sus heridas y volver a su ritmo anterior, dentro de la sociedad. La Unidad de Día permite que cada uno poco a poco haga ese tránsito de crisis a una vida más llevadera, con una cierta socialización, unos horarios… que recupere un sitio en esta vida.

-          ¿Y qué piensas sobre este blog?
Me encanta, me parece una idea magnífica, porque permite que los pacientes manden sus aportaciones y entren en contacto con otras personas sin tanta angustia como en el contacto directo. Es una forma de salir del aislamiento. También el poder expresarnos y sacar lo que nos pasa, cuando estamos mal, es terapéutico, es bueno. Y nosotros podemos aprender mucho con lo que escribís sobre vuestra forma de llevar la enfermedad mental, a veces en vuestros escritos se ve más claro que en un libro de psiquiatría.

Todas estas experiencias, los blogs, los clubs de arte, todo lo que permita la comunicación con los otros en salud mental, es muy positivo.

martes, 17 de diciembre de 2013

Los antipsicóticos no curan, matan.

Hola. Me llamo Daniel y me gustaría compartir con ustedes un escrito que he encontrado en Internet que explica la peligrosidad del tratamiento con antipsicóticos. Espero que se me respete el texto ya que es mi voz la que habla, soy parte de la unidad y supuestamente somos libres de expresar nuestra opiniones.
Recomiendo a todo el que pueda que deje de tomar medicación psiquiátrica ya que no tiene beneficio y causa problemas mentales. Además me parece anti-humano que se obligue a alguien a lobotomizar su mente, por mucho que esté sufriendo o por mucho que "no acepte su enfermedad". Pensar que estás enfermo es peor, por mucho que los psiquiatras digan que lo principal es aceptarlo, lo que en realidad quieren es convertirte en un enfermo que tome la medicación ya que bien eso es lo que han aprendido, bien así es como ganan el dinero. Es lo que pienso y espero que se me respete. La medicación psiquiatra es veneno. Recomiendo el uso de plantas medicinales como Ginko Biloba para la esquizofrenia o cualquier planta que encontréis en la herboristería.
Aquí dejo el enlace al texto con el cual comparto mi opinión. Espero que os abra los ojos y os ayude a salir del agujero, aunque dejarlos al principio pueda ser duro, luego os encontraréis mucho mejor.

http://www.portalesmedicos.com/foros_medicina_salud_enfermeria/ubbthreads.php/posts/14038/los_antipsicoticos_no_curan_ma

viernes, 13 de diciembre de 2013

POESIA: LO QUE YO DARÍA

Llega la noche
y me acuerdo de ti
de tu cara, de tus ojos,
de tu cabello
y de tu voz.

No hubo contacto físico
entre nosotros
más que unos castos besos
en las mejillas.

Tus palabras
"te quiero mucho"
las tengo grabadas
en mi mente
por y para siempre.

Lo que yo daría
sólo por verte
sin que tú me vieras.

Lo que yo daría
por acariciar tu rostro
sin que tú lo supieras.

Lo que yo daría
por tocar tus manos
sin que tú lo sintieras.

Lo que yo daría
por hacer el amor contigo
sin que tú te dieses cuenta.

Sé que el destino
nos pondrá de nuevo
uno frente al otro
y entonces te diré
"cuánto te quiero".            
                                                         Gemma

                                                      

jueves, 5 de diciembre de 2013

SALIDA A LA VÍA VERDE DEL PLAZAOLA

El pasado miércoles 4 de diciembre de 2013 nos trasladamos a la Vía Verde del Plazaola situada en el valle de Leitzaran en Andoain (Gipuzkoa), nos trasladamos en tren, la mayoría de nosotros desde Errenteria  hasta Andoain y después de tomar algo calentito en el pueblo nos adentramos en este camino que une las localidades de Andoain en Gipuzkoa y Lekunberri en Navarra y tiene una longitud aproximada de 40 kilómetros.



Este camino discurre por el valle de Leitzaran por donde fluye un río del mismo nombre que el valle. Estas son algunas fotos del valle y del río Leitzaran.


 Nos hizo un día estupendo.


Aquí os dejo un fragmento de la historia de la Vía Verde del Plazaola:

Durante cuatro décadas el tren de Plazaola unió las capitales guipuzcoana y navarra por medio de sus 84 kilómetros. Cerrado en 1953 para pasajeros, aún prestó algunos servicios de mercancías en el Leitzaran guipuzcoano. Después fue completamente desmantelado. ¿Qué ha sido de aquel trazado?
Una parte importante (actualmente casi 44 kilómetros) ha sido o está siendo recuperada como ruta para actividades de ocio. Constituye la denominada Vía Verde del Plazaola, enmarcada en el programa de recuperación de antiguos ferrocarriles. La vía verde discurre entre prados y bosques, tanto autóctonos (robles, hayas, alisedas de ribera...) como de repoblación (pino). Atraviesa los valles de Larraun y del río Leitzaran (declarado Biotopo Natural). El recorrido por el Leizarán guipuzcoano ya era utilizado por coches, camiones, bicis y peatones/montañeros. Aunque recientemente se están realizando mejoras, esta parte ha sufrido pocos cambios.
21,5 kilómetros del recorrido discurren por Nafarroa y 22,1 por Gipuzkoa. El tramo navarro  está gestionado por el Consorcio Turístico Plazaola, organización que agrupa a una serie de ayuntamientos y concejos, así como a empresas de los sectores de hostelería, artesanía y servicios. El guipuzcoano depende de la Diputación Foral Gipuzkoa y del Ayuntamiento de Andoain.

Esta información, y muchos más detalles, la podéis encontrar en la web oficial

Jesús B.