Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

martes, 29 de octubre de 2013

OCIO COMO SALUD

¿ Por qué nos cuesta tanto realizar una actividad de ocio? En nuestro caso hemos pensado que se debe a:
- La falta de energía: tenemos que aceptar y reconocer que no vamos a ser capaces de hacer las mismas actividades que realizábamos antes de la crisis. Tenemos la batería en parte descargada, y hay que ajustar nuestras actividades a la energía de la que disponemos.
- Pérdida de hábitos por la inactividad (bajas laborales, ingresos hospitalarios, encamamiento...). perdemos relaciones sociales, nos abandonamos y dejamos de lado el ocio, entre otras cosas.
- Falta de motivación, sobre todo al iniciar la actividad.
- Falta de compañía. En soledad, cuesta más hacer una actividad de forma más o menos espontánea.


(Esto no sería un ocio significativo)

El ocio es importante para tener  la mente limpia de negatividades. Nos ayuda a distraernos de nuestros problemas, a desconectar. Y a llenar el tiempo libre, que en nuestro caso es mucho.
También nos sirve para  descansar, para desarrollarnos a nivel personal y sobre  todo, para disfrutar
y divertirnos.
Hemos destacado algunas actividades que más nos gusta hacer en general: caminar, escuchar música, leer, ir al cine, cocinar, hacer manualidades, ver los pájaros, viajar, natación, pertenecer a algún grupo (montaña...), estudiar idiomas, hablar por teléfono, cuidar el jardín o la huerta (¡¡a ver si nos toca!!!), cuidar a nuestras mascotas, tocar la trikitixa y el acordeón, pintar, conducir, fotografía... ¡¡¡hay tantas!!!!



Por eso, y pese a esa falta de energía nosotros seguimos luchando para mejorar nuestra autoestima y recuperar las ganas de hacer cosas que nos motive.
¿A vosotros qué os gusta hacer?os animamos a que nos deis nuevas ideas y podamos explorar nuevas actividades de ocio...


lunes, 28 de octubre de 2013

ENFADO Y AUTOESTIMA

                                             
       
       
        Reivindico el derecho a enfadarse cuando las cosas no marchan bien. Pero hay que tener en cuenta con a quien hacemos pagar ese enfado, cuando muchas veces es con nosotros mismos con quien nos enfadamos.
         En esta sociedad, en donde muchas veces la maldad es tan sofisticada y en donde impera el miedo, la autoestima se puede ver muy mermada si se tiene demasiado en cuenta la opinión de los demás.
         Para todo hay defensores y detractores, y muchas veces los detractores son aquellos que parece que solo saben sembrar la cizaña.
         El peor enemigo y el mejor amigo es uno mismo, y a ese hay que cuidarlo. Es imposible contentar a todo el mundo, osea, que lo mejor es hacer lo que uno crea que tiene que hacer aunque haya muchas dificultades.
        De ahí creo que nace la autoestima y en hacer caso omiso, a veces, de consejos y discursos malintencionados y en ir tirando para adelante poco a poco. La constancia es importante y no se debería abandonar a la primera de cambio.
        No es fácil escucharse un poco a uno mismo cuando todo esta lleno de continuas interferencias. Pero vida conocida solo tenemos tenemos esta y hay que aprovecharla porque el tiempo sigue corriendo.
        Tampoco creo yo que al decir todo esto que cuento suponga tener que ir siempre a contracorriente. Todos necesitamos apoyos porque por nosotros mismos no podemos sustentarnos, y en esa medida hay que aceptar la ayuda que nos puedan brindar.
        Hay mucho por ahí  de "consejos vendo que para mi  no tengo" y con con eso también hay que tener cuidado.

        En fin, resumiendo, que tener un poco de autoestima no es fácil,, pero la lucha por hacer cosas que le merezcan la pena a uno mismo y a otros hace que se vaya afianzando, aunque uno se pueda quedar bastante solo. Al fin y al cabo todos estamos solos y de cada uno depende que su vida sea un poco fructífera.
        No pretendo dar lecciones a nadie y menos sobre lo debe o no hacer, solo doy una opinión sobre la autoestima, tan difícil de conseguir cuando en este mundo intenta, muchas veces, robárnoslo todo.
        Muchas gracias, me gustaría recibir alguna contestación. Sería muy triste que al final de nuestra vida, mirando hacia atrás, sólo pudiéramos decir que lo único que hemos hecho ha sido perder el tiempo, por el motivo que sea.
        Y la soberbia no conduce a ningún sitio.


Jose Angel

martes, 8 de octubre de 2013

ARROZ CON LECHE


    Hola chicos! Aquí venimos con este arroz con leche, muy fácil de hacer y rapidito, dedicado especialmente a Pablo que está hecho un cocinillas y andaba pidiendo recetas. Un saludo y on egin!!

    Ingredientes:  1 litro de leche (mas 1 vaso de agua opcional si se quiere más cremoso)
                         medio vaso de arroz
                         1 cáscara de limón
                         1 rama de canela
                         4 cucharadas soperas de azúcar
                         una pizca de sal


   Poner a hervir la leche con la canela y el limón, cuando lleve hirviendo unos minutos retirarlos y añadir el arroz. Otros cinco minutos cociendo y bajar el fuego hasta que esté hecho, unos 15 minutos más.
   Retirar del fuego y añadir el azúcar. Dejar reposar varias horas en el frigorífico.

MIEDO: MI COMPAÑERO


Después de leer al post que colgasteis sobre el miedo, yo también querría contar algo sobre los miedos.

Está bien reconocer y afrontar los miedos que tenemos, pero una vez hecho esto, tampoco creo que sea muy bueno aferrarse a ellos continuamente.
De los miedos que se me ocurren voy a mencionar algunos:

-          Miedo a la vida y a lo que ella nos pueda deparar.
-          Miedo  a la muerte como final y a una posible existencia del “más allá”
-          Miedo a la vejez, a la soledad  y al abandono, a la locura, al sufrimiento excesivo, a la enfermedad, a vernos desvalidos algún día, etc.
-          Miedo al semejante y  a la mentira que nos podamos haber montado en el transcurso de los años, y miedo también a ser descubiertos.
-          Miedo a perder lo conseguido.
-          Miedo a lo ya conocido y a lo desconocido.
-          Miedo a no dar la talla en determinadas ocasiones y a perder los papeles por no poder mantener más tiempo el tipo.
-          Miedo al “qué dirán” y al posible castigo.
-          Miedo a tener miedo.
-          Miedo a nuestras propias limitaciones, que muchas veces intentamos transgredir consumiendo sustancias nocivas y que pueden derivar quizás en procesos de difícil resolución.
-          Miedo al aislamiento por pensar quizás que no somos como creemos que son los demás.
-          Miedo a aceptar que somos únicos y que no hay otro igual por mucho que se parezcan, porque  que cada uno en sí, ya es un mundo y puede escribir su propio libre.
-          Miedo a nosotros mismos y a sentir lo que sentimos en diferentes momentos.
                    Pero me pregunto yo: ¿no da acaso ya bastante miedo pensar en la sucesión de los días y de las noches?. Los días por ser algunos como son y que nos empujan a una huida hacia delante o hacia atrás. Y las noches también, cuando en alguna de ellas parece que vienen otros fantasmas y demonios con la presunta intención de devorarnos.
Y así podríamos seguir y seguir y no acabar.


Pero creo que la vida es también, en su forma, una aventura que hay que vivirla, cada uno como sepa y con lo que le toque vivir; con lo bueno y con lo que creemos que tiene de malo, y que no hay que renunciar por eso a ella.
Aventura muchas veces cargada de sufrimiento, pero también de gozo.
Aventura que hay que ir descubriendo poco a poco.
Y para acabar, deciros que me gustaría que esos miedos que pudiéramos tener no nos paralizaran, porque creo que la vida ante todo, merece la pena ¡¡vivirla!!.
Y mientras tanto el mundo gira, gira, y no deja de girar, y además no se detiene por nadie. Pero creo que es importante también pensar un poquito en los demás.

Un saludo

 Jose Angel

viernes, 4 de octubre de 2013

FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIAN

                                         
                      La semana pasada se ha celebrado la 61ª edición del festival de cine de San Sebastián.
 (Si queréis curiosear y ver cómo ha ido esta edición, pinchad aquí: Festival de Cine de san Sebastián)

El  Miércoles pasado un grupo fuimos a ver una película al Kursaal, aprovechando la ocasión. La película se titulaba "El rayo",y comenzó a las 9.30.Había mucha gente en la cola,la gente ama el cine,ves escenas donde los actores y las actrices demuestran su pasión y profesionalidad.


    Era una historia real,se trataba de un marroquí que quería llevar un tractor desde Castilla-La Mancha a  Marruecos.El viaje se le hizo largo porque la policía le paró diciéndole que no podía llevarlo por una carretera normal,pero él siguió  "erre que erre".El tractor se le estropeó y tuvo que trabajar para reparar la avería.Al final consiguió llegar a casa y su familia le recibió dándole abrazos y besos.
  Además consiguió llevar dos tractores más a su ciudad natal. Es un ejemplo de perseverancia.


 Después de ver la película,nos juntamos con unos compañeros y fuimos a una terraza de Sagués a comentar la película que habíamos visto.
  Fue mi primera experiencia en ese sentido y fue muy positiva.

                                                                                                                                                 Gemma

martes, 1 de octubre de 2013

MIEDO,COMO CONQUISTARLO

Hemos estado en la Unidad de Día reflexionando sobre el miedo y la forma de vencerlo.
Existen dos tipos de miedo:
a) Miedo equilibrante que está asociado a la prudencia ante un peligro.
b) Miedo tóxico que se alarga en el tiempo y perjudica nuestra salud tanto física como mental.

El miedo es una emoción que se puede controlar: reflexionando, fortaleciendo la autoestima, descargando tensión mediante la actividad física, etc.

¿Cómo podemos conquistar el miedo?
  1. Aceptar que tenemos miedo, por ejemplo: Miedo a ir al dentista.
  2. Saber cual es nuestro miedo.
  3. Mirar al miedo a la cara (enfrentándose a él) y hacerlo concreto, analizando las consecuencias de lo que nos produce miedo.
Hay que buscar una motivación que nos impulse a vivir, dejando atrás el miedo.
Como ejemplo: Un compañero nuestro, J. tenía miedo de hacer un largo viaje él sólo porque pensaba que iba a tener un accidente. Pero el deseo de ver a su abuela fue más fuerte y superó el miedo.

Victor Frankl fue un psiquiatra judío que pasó la segunda guerra mundial en varios campos de exterminio según él no se salvaron de aquél infierno los más fuertes ni los más cultos ni los más preparados sino aquellos que tenían una motivación más allá de su propia vida "Cuando salga veré a mis hijos".


Como decía Nelson Mandela:

No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe conquistarlo.