Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

viernes, 29 de noviembre de 2013

EL INVIERNO

Cuando llega el invierno, me pongo más alegre porque esta estación me encanta. El aire frío te da en la cara, la atmósfera se limpia de los virus y de toda la polución que hay sobre todo en verano, y se respira muy bien.
Mi sueño siempre ha sido tener una casita en el monte para, en días de invierno poner la chimenea dentro y estar a gustito… En el otoño ( y en el invierno) me gusta pasear por el monte, viendo los árboles, como cambian la tonalidad de sus hojas, ver cómo la gente pasea y va en búsqueda de setas, hongos…( yo no lo hago porque no tengo ni idea), escuchar los trinos de los pájaros… Es una liberación pasear por el monte, estar en contacto con la naturaleza, sin nadie agobiándote, te relajas… y lo mejor de todo, luego llegas a casa ( a mi casita soñada) y te pones la chimenea, te preparas la comida o lo que te apetezca hacer, estás sin estrés y puedes realizarte tu misma: dedicarte a tu ocio que en mi caso es  la lectura, los autodefinidos,  y como ya he dicho antes, los paseos.
También me gusta ver los puestos de los castañeros, que es lo más típico de la estación, es una gozada porque cuando te pones al lado de ellos con el frío que hace, el calorcito de las castañas te da una sensación muy buena y agradable.


Menos la Navidad, todo me gusta del invierno.

MARIA

viernes, 22 de noviembre de 2013

"SOBRE LA LOCURA"



     Locura, palabra que da miedo pronunciar y de la que queremos oír hablar lo menos posible. Pero, ¿quien no ha tenido alguna vez un ataque momentáneo e irrefrenable de ira al no poder soportar ya más una determinada situación?. O, ¿quien no ha pensado alguna vez en cometer una locura cuando la vida nos supera por todos lados y ya no aguantamos más?, O, ¿quien no ha ahogado sus penas tras unos vasos de alcohol cuando las cicatrices del alma llegan a doler tanto que lo único que queremos es olvidarlo todo?. O, ¿quien con la impotencia ante lo que cree que se le avecina no ha pensado en acabar de una vez con todo y descansar en paz, o empezar de cero?. O, ¿quien no ha tenido alguna vez el caos instalado en su cabeza y se ha podido encontrar tan perdido y solo que no haya sabido por donde seguir?, O, ¿quien no se ha sentido tan agobiado alguna vez que ha estado a punto de reventar por cualquier lado y el miedo o la vergüenza se lo ha impedido?. O, ¿quien ante lo que le ha sucedido o por miedo a lo que le pueda suceder se refugia o se esconce en su casa con la solemne intención de no volver a salir de ella?.


     Cosas de estas creo que nos han sucedido a todos alguna vez. Lo que pasa es que cuando perduran en el tiempo, decimos que necesitamos una ayuda determinada para poder paliar ese sufrimiento o ese estado.
     En esta sociedad nos necesitamos unos de otros aunque solo sea para desahogar todo aquello que hace que un grano de arena lo podamos convertir en una montaña. Pero a su vez, esta sociedad nos vuelve paranoicos según como interpretemos lo que nos rodea.

     La película de la vida es muy complicada porque en ella participamos todos, cada uno a su manera. No es una televisión a la que miramos sentados confortablemente en el sillón de nuestra casa. Nadie es una isla por muy independiente que se considere y necesitamos comunicarnos por lo menos con aquellos que han sabido ganarse nuestra confianza para mitigar nuestras carencias.
     Pero hay que aprender también a bajarse de la propia burra a la que nos hayamos podido subir antes de que esta acabe desbocándose y el daño pueda ser mucho mayor.

     En este mundo creo que ya estamos todos un poco o bastante locos, pero hay que procurar ser sensatos porque todos nos estamos jugando algo. El hilo que une la locura de la cordura puede llegar a ser muy fino y nadie está a salvo de que se le pueda romper por las circunstancias que sean. Tener una enfermedad crónica no es del agrado de nadie y requiere una atención especial de nuestra parte. La locura puede llegar incluso a ser peor que la propia muerte y a cualquiera le puede tocar.

      Pero vuelvo a repetir que la vida es para vivirla y que hay que mirar el hoy, que el pasado pasado está y el futuro es incierto para todos y está por venir. Pero también hay que poner un poco de sentido común, que tanta falta hace y parece que muchas veces se nos olvida que también existe, que por eso dicen que es el menos común de los sentidos.
     Esto solo es un comentario producto de la reflexión.
   

     Muchas gracias y hasta la próxima.



                                                                José Angel

jueves, 21 de noviembre de 2013

AYUDA MUTUA

      Hemos estado leyendo el  post Ayuca,  sobre los Grupos de Ayuda Mutua,  y hemos sacado una serie de conclusiones:

para los que no lo sepan, un grupo de ayuda mutua es un grupo de personas (en nuestro caso, con problemas de salud mental), que comparten mutuamente sus experiencias personales y se ayudan sin que esté presente ningún profesional médico.

tras leer el post y ver el vídeo incluido Hemos dado opiniones, mientras que unos dicen que estos grupos sirven de ayuda realmente porque piensan que el terapeuta no ha experimentado lo que pasa por la mente del paciente y la comunicación por ello es más libre e íntima entre los pacientes. otros añaden que puede servir, porque sentirte  comprendido es importante, te ayuda a mejorar y dar y recibir siempre es enriquecedor.




Otros piensan que lo que dicen en el vídeo es exagerado. Estos grupos pueden ser una buena ayuda, sí, pero no sirven para la plena recuperación o para cubrir todas nuestras necesidades .Pero no nos parece que con ello se pueda alcanzar la plenitud como parece mostrar el vídeo. Nuestra situación en la enfermedad mental es como un puzzle: compuesto de diferentes piezas. una de ellas la puede ayudar a colocar estos grupos de Ayuda mutua, pero para las otras piezas necesitamos también la medicación, la atención profesional, el apoyo de nuestro entorno... y un poco (mucho!) de trabajo y esfuerzo individual. Es como lo que hacemos en esta Unidad,  puede venir bien y ayudar pero sigue quedando mucho por hacer...

De cualquier modo el vídeo explica muy bien lo que son estos grupos y cómo los pacientes con más experiencia y más estabilizados sirven como grupo dinamizador de los mismos.
 Estos grupos son, al fin y al cabo, un puente entre los enfermos y los  profesionales.                                        

Algunos de los que estamos aquí hemos participado en grupos de ayuda mutua como es Alcohólicos Anónimos, y nos fue útil. nos sirvió, entre otras cosas, para comprender  que no se está sólo y que hay gente con la misma problemática, y nos pudimos apoyar entre nosotros.

Como conclusión, nos quedamos con un frase: Ayudar a los demás  es gratificante y al mismo tiempo te alegra el corazón(y nos ayuda en nuestra recuperación).


miércoles, 20 de noviembre de 2013

ARROZ CON VERDURAS

Hoy toca una receta, sana y sabrosa. Económica, y fácil de hacer, ¡¡no hay excusas!!

Ingredientes: cualquier verdura que tengas en la nevera. Nosotros hoy hemos optado por:
1 brócoli
2 cebollas
3 zanahorias
3 tomates
2 dientes de ajo
200 gr. de arroz
aceite
sal

Elaboración:
Limpiamos y troceamos todas las verduras. Ponemos a cocer el brócoli, las zanahorias y los tomates con un poco de aceite y sal. Por otro lado, hacemos un refrito con las cebollas y el ajo. Incorporamos el arroz, la sal y el agua correspondiente al refrito. Una vez hecho el arroz, le añadimos las verduras escurridas.


(la foto la hemos cogido prestada, la nuestra no nos quedó muy clara)

¡A comer!

lunes, 18 de noviembre de 2013

CALMAS Y TEMPESTADES

Parece que las cosas van por temporadas o por ciclos. Después de un periodo de incertidumbres e inquietudes, llega otro periodo de remando en el que lo anterior queda atrás, cual temporal que nos ha pillado desprevenidos.
Pero como buen marino, no se debe soltar el timón mientras tanto, pues la barca zozobraría, hay que aguantar hasta que amainen los vientos con la esperanza de poder llegar a buen puerto.


La esperanza es lo que no se debería de perder cuando el mar de la vida está oscuro y el oleaje arrecia. Ese mar que es a veces muy bravo  y en el que se aprende a cómo ir navegando por él intentando que el pánico no se aposente  en nuestro interior ni que la desazón invada nuestro luchar diario.
Como ya dije en otra ocasión, bastante tiene el que hacer cotidiano, con sus noches y días, como para andar imaginando supuestas situaciones que pudieran acontecer en el futuro.
Pero la vida enseña también, o así parece por lo menos, a tener que estar casi siempre en medio alerta por lo que pudiera venir, sin perder el sentido de “vivir el día a día”.
Los temporales vienen y se van y entre uno y otro hay tiempo para sosegarse, ir reponiendo fuerzas y avituallarse.
No se puede vivir al margen de lo que nos rodea, pero creo que hay que protegerse, por lo menos un poco, porque una sobredosis de realidad también puede llegar a ser mortal. Pero para eso puede que también esté la imaginación, para que, sin perder el sentido de la realidad podamos quizás llenar espacios que pudieran llegar a ser muy turbios sin dicha imaginación.



Desde luego que hay muchos recursos y actividades para evadirnos de los problemas, pero no hay que confundir evadirse con huir o enterrar la cabeza.
Así como ese mar bravío está ahí fuera, también  dentro de uno puede haber un mar bravío que parece que no podemos apaciguar algunas veces. Y ese mar bravío interno se va encrespando por acumulación de situaciones,   acontecimientos o anécdotas que acontecen en la convivencia diaria.
Lo de” a mal tiempo buena cara” no me vale, porque a cada uno se le pone la cara que se pone cuando se le pone. En lo que si puedo estar de acuerdo es que en los fuegos hay que saber apagarlos, y en que no hay que echarles encima gasolina.
Agradezco vuestras palabras de respuesta al post anterior y me gustaría que siguierais haciéndolo. Hay que seguir para adelante como se sepa y porque no queda otra.
Parece, a lo mejor, que me pongo un poco trágico, pero no es así, porque escribo estas líneas muy tranquilo. Lo que si hago es un esfuerzo  por expresar en palabras, tan difícil algunas veces, las cosas que, creo yo, son tan evidentes y que también hay que decirlas, procurando no herir a nadie.
Gracias otra vez, hasta pronto



Jose  Angel

viernes, 8 de noviembre de 2013

SALIDA A LAS MINAS DE ARDITURRI

Hace dos semanas fuimos hasta las minas de Arditurri en Oiartzun, hasta este lugar se llega por un camino llamado Vía Verde de Arditurri  que une el puerto de Pasaia con las minas, este camino antiguamente era una vía férrea que era utilizada para transportar el carbón desde las minas hasta este puerto, actualmente es un camino para peatones y ciclistas que atraviesa Errenteria y Oiartzun y tiene 12 kilómetros. Las minas de Arditurri se encuentran en el parque natural de Aiko Harria o Peñas de Aia, en las faldas de un monte que lleva su mismo nombre. Aquí va una foto de este monte:


Las rocas o peñas que se ven  la imagen son las peñas de Aia o Aiako Harria.

La Vía Verde de Arditurri llega justo hasta las faldas de este monte que es dónde se sitúan las minas de Arditurri. He aquí una foto del itinerario que hicimos:


El camino que se ve en la imagen es la Vía Verde de Arditurri y al fondo se ven las Peñas de Aia.
Este camino atraviesa varios barrios de Oiartzun: Arragua, Ugaldetxo, Altzibar y Ergoien.
Nosotros nos montamos en el autobús en Errenteria y nos bajamos en Altzibar que es justo la mitad del camino, hicimos 6 kilómetros desde este barrio hasta las minas. Nos hizo un día agradable y al llegar allí entramos en un museo y en la mina, este es el final de la Vía Verde de Arditurri:


  Y estos somos nosotros preparados con el atuendo de mineros justo antes de entrar a la mina:



Aquí también adjunto la historia de las minas de Arditurri:

Las minas de Arditurri se encuentran en las entrañas del impresionante macizo granítico de Aiako Harria, en Oiartzun (Gipuzkoa). Su explotación se remonta a la época del Imperio Romano, no obstante, restos encontrados en el entorno de la mina apuntan a que la actividad podría haber comenzado tiempo atrás.
Probablemente, los hombres de la Edad del Hierro fueron los primeros en explotar las vetas de mineral. La explotación minera de Aiako Harria se basaba en la extracción de galena argentífera, para la obtención de plata

La extracción del hierro en este periodo, que generó numerosas ferrerías a lo largo de los cursos de las regatas y ríos de la comarca. Los romanos apenas se habían interesado por este material, con lo cual las reservas de este abundante mineral en Aiako Harria se encontraban prácticamente intactas.


Tras un tiempo de inactividad, a finales del siglo XVIII, la familia Sein, de Oiartzun, se encargó de poner nuevamente en explotación las minas, para obtener plata y plomo. El ingeniero alemán Juan Guillermo Thalacker vino comisionado por Carlos IV para inspeccionar los trabajos que realizaba Sein.


En 1830, la Compañía Guipuzcoana de Minas comenzó a explotar Arditurri, entre otros cotos mineros. Se ampliaron las galerías de explotación, destruyendo, en este proceso, buena parte de los vestigios de épocas anteriores.

Entre 1902 y 1904 la Compañía Chavarri Hermanos de Bilbao, que tenía altos hornos en Sestao (Bizkaia), se hizo con la concesión de hierro y construyó el ferrocarril. En la actualidad, el antiguo trazado trazado constituye la Vía Verde de Arditurri o bidegorri, un sendero al que sólo pueden acceder peatones y ciclistas. A mediados del siglo pasado, surgió un gran interés por la fluorita y las minas experimentaron una notable modernización.

La actividad en el coto de Arditurri finalizó en 1984 y su licencia de explotación caducó en 1985. Sin embargo, en 1983, antes del cierre definitivo de las minas, el Centro de Estudios e Investigaciones Histórico Arqueológicas Arkeolan  comenzó una serie de prospecciones arqueológicas.

Tras el cierre de las minas de Ardituri y Otsamantegi, se realizaron una serie de investigaciones, diagnosis, proyecto y trabajos para solucionar los problemas medioambientales derivados de la explotación minera (presencia de minerales pesados en el río, residuos…).


En la primavera de 2007 fue aprobado el proyecto de puesta en valor del coto minero.


Os dejamos el enlace de la página oficial de Arditurri 

Jesús B.