Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

jueves, 15 de enero de 2015

MIS PRIMEROS DÍAS EN LA UNIDAD DE DÍA: El "ÑIÑO" DE MI INTERIOR.

Mi lenguaje podrá  parecerte infantil, pero es así como me quiero sentir, porque son piezas que me faltan para completarme. Siento haber vivido mil vidas en la noria de las reencarnaciones, y siempre buscando lo que falta para tener sentido todo lo que hago.
La Unidad de Día, o el “cole” como prefiero llamarlo yo, me ha dado la oportunidad de rascar una montaña de sentimientos que tengo dentro de mi yo interior o que me rodean y ahora soy capaz de interpretarlos más correctamente.

No te voy a engañar, el cole es muy divertido y siempre estamos jugando, es cuestión de darle imaginación y tener el corazón abierto a Dios. Todo lo demás nos lo da en cada momento que Él crea y no se olvida de nosotros en ningún momento.
Mi inteligencia me alcanza a decir que no se nada de nada y que todo cambia en un instante. Ahora es más fácil integrarme a nuevos grupos y ponerme de acuerdo con gente con la que no estoy de acuerdo, porque todo me hace reír.


Voy conociendo a los que aquí estamos, a las “profes” y a los demás compañeros. Son todos excelentes, suelo tener un momento para cada uno, y a veces puede parecer mucho o poco, pero eso es algo que luego tiene más significado que el que parece que le damos en en momento que ocurre.

Os contaré como vine a este centro de día: Mi vida era una gran suerte para mi porque me estaban pasando cosas maravillosas, (eso veía yo pero no lo demás) Un día en que más arriba me vine, llamaron a la policía y siete agentes  me ingresaron en un Locutorio, jeje, Maniconio o llámale Psiquiátrico, unos 33 días, decían que estaba muy arriba, muy alterado. Yo apenas podía contar lo que sentía porque no hay palabras ni entendimiento posible cuando tienes un tipo de sueños aunque sean despiertos.
Allí en San Sebastián me trataron como a un cliente vip 5 estrellas. Me daban todo lo que necesitaba y el trato fue maravilloso aunque en mis silencios lloraba por haber perdido mi equilibrio de libertad. Estuve también en una unidad de colegio para mayores; me divertía todo lo que me dejaban, pero como venia de un ingreso, no confiaban en que mis ideas fueran a servir de algo y me restringían el material al que podía tener acceso.

Un día me dieron la alegría de que me cambiaban de centro al de al lado de mi casa, lo había visto un día en una visita y me parecía super preparado tanto en instalaciones, como en personal docente y en compañeros de actividades.  Este es el Centro de Día de Renteria, pero yo lo voy a llamar “COLE” de colegio, porque todo son escalas es las que queramos encajar, y yo ya te cuento que busco a mi ÑIÑO INTERIOR, el que me lo da todo y al que se lo quiero dar todo.

Desde el principio vi que podía aprender mucho de mi ñiño al ingresarlo en este colegio, asi que no opuse ninguna resistencia y le di alas al proyecto. Y no falló, quería venir todos los días y apuntarse a todas las actividades que le mandaban. Otras las veía y sencillamente me acercaba y me ponía a jugar con ellos. Imagínate, planchar, cocinar, fregar,  pintar, charlar, dibujar y mil cosas más que ahí están para quien quiera ponerse a recuperar esas pequeñas instrucciones que llevamos en el corazón y sabemos que nuestras madres nos las enseñó. En mi caso, cada paso que daba aquí, era como miles de pasos de otras civilizaciones queriendo lo mismo que yo y que me apoyaban a seguir. Dentro de mi brotaban innumerables lágrimas porque me hacían sentirme pequeño, frágil, vulnerable, como necesitando a mi madre, y eso es lo que me hizo cambiar, lo daba todo por mi madre, y a través de ella me enseña lo mejor de mi padre, me da recuerdos.


Ahora busco las autenticas cosquillas, las que me llevarán a los brazos de mi madre y de mi padre.
Si, todo esto lo aprendo en el cole y con las personas con las que estoy.


Gracias a todos, mil besos por llegar a mostrarme que hay verdades eternas y que hay que seguir creciendo. Cada uno a su ritmo. Suerte y besos para todos. De corazón a corazón.

                                                                                                                       Juanfran


2 comentarios:

  1. También aquí hay compañeros que llaman al centro "el cole", como tú dices. En realidad, a veces todos lo vemos como una escuela para la vida. Es bonito. Un fuerte abrazo y mucha suerte

    ResponderEliminar
  2. que bonito relato del niño que llevamos dentro.

    ResponderEliminar