Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

lunes, 18 de noviembre de 2013

CALMAS Y TEMPESTADES

Parece que las cosas van por temporadas o por ciclos. Después de un periodo de incertidumbres e inquietudes, llega otro periodo de remando en el que lo anterior queda atrás, cual temporal que nos ha pillado desprevenidos.
Pero como buen marino, no se debe soltar el timón mientras tanto, pues la barca zozobraría, hay que aguantar hasta que amainen los vientos con la esperanza de poder llegar a buen puerto.


La esperanza es lo que no se debería de perder cuando el mar de la vida está oscuro y el oleaje arrecia. Ese mar que es a veces muy bravo  y en el que se aprende a cómo ir navegando por él intentando que el pánico no se aposente  en nuestro interior ni que la desazón invada nuestro luchar diario.
Como ya dije en otra ocasión, bastante tiene el que hacer cotidiano, con sus noches y días, como para andar imaginando supuestas situaciones que pudieran acontecer en el futuro.
Pero la vida enseña también, o así parece por lo menos, a tener que estar casi siempre en medio alerta por lo que pudiera venir, sin perder el sentido de “vivir el día a día”.
Los temporales vienen y se van y entre uno y otro hay tiempo para sosegarse, ir reponiendo fuerzas y avituallarse.
No se puede vivir al margen de lo que nos rodea, pero creo que hay que protegerse, por lo menos un poco, porque una sobredosis de realidad también puede llegar a ser mortal. Pero para eso puede que también esté la imaginación, para que, sin perder el sentido de la realidad podamos quizás llenar espacios que pudieran llegar a ser muy turbios sin dicha imaginación.



Desde luego que hay muchos recursos y actividades para evadirnos de los problemas, pero no hay que confundir evadirse con huir o enterrar la cabeza.
Así como ese mar bravío está ahí fuera, también  dentro de uno puede haber un mar bravío que parece que no podemos apaciguar algunas veces. Y ese mar bravío interno se va encrespando por acumulación de situaciones,   acontecimientos o anécdotas que acontecen en la convivencia diaria.
Lo de” a mal tiempo buena cara” no me vale, porque a cada uno se le pone la cara que se pone cuando se le pone. En lo que si puedo estar de acuerdo es que en los fuegos hay que saber apagarlos, y en que no hay que echarles encima gasolina.
Agradezco vuestras palabras de respuesta al post anterior y me gustaría que siguierais haciéndolo. Hay que seguir para adelante como se sepa y porque no queda otra.
Parece, a lo mejor, que me pongo un poco trágico, pero no es así, porque escribo estas líneas muy tranquilo. Lo que si hago es un esfuerzo  por expresar en palabras, tan difícil algunas veces, las cosas que, creo yo, son tan evidentes y que también hay que decirlas, procurando no herir a nadie.
Gracias otra vez, hasta pronto



Jose  Angel

3 comentarios:

  1. Como siempre, interesante tus escritos jose Angel. gracias por tus reflexiones, a los demás nos vienen bien, Carles

    ResponderEliminar
  2. Tus reflexiones son muy poéticas, casi literatura, pero hablas de la realidad, de las cosas del día a día de las que son tan difíciles hablar. Lo consigues. Un saludo, y sigue así. Tus compañeros de la Unidad.

    ResponderEliminar
  3. "Hay que seguir adelante como se sepa", dices. Qué buena reflexión. A veces nos asustamos tanto que nos quedamos parados, y es verdad que pocas veces podemos permitirnos ese lujo. Me quedo con tus palabras: hay que seguir adelante como se sepa, aunque también podemos buscar ayuda para saber hacerlo cada día un poquito mejor.

    ResponderEliminar