Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

viernes, 3 de enero de 2014

"BOTICAS Y PROFESIONALES: SI O NO "


 

No dudo o no quiero dudar de la profesionalidad, del buen hacer ni de la buena voluntad ni de la ética de los profesionales de la mente. Han dedicado muchos años a aprender para poder ayudar algún día a personas con problemas y siguen aprendiendo tratando día a día con dichas personas. Pero hay que entender que a pesar de todos los avances que se producen en la medicina, ésta no es una ciencia exacta. Cada paciente requiere de un estudio y de un período de pruebas hasta poder dar con los fármacos adecuados y en su dosis más acertada, y hay que reconocer que eso no es tan fácil hacerlo. También se puede precisar de una ayuda o apoyo psicológico para animar a la persona a no caer en el abandono.

                Los fármacos por sí solos no son la panacea de todo, pero es verdad que son importantes, porque muchas veces poco se puede hacer sin ellos. Además rompen con una dinámica mental que puede estar equivocada y por eso generan también sufrimiento. Sufrimiento entendido desde la óptica de que los que están medicados no pueden rendir muchas veces lo que quisieran, impiden pensar con demasiada claridad y merman algunas facultades. Pero ese período hay que pasarlo y es prácticamente inevitable.
                
                A veces se puede llegar a pensar que si antes estábamos mal, con los fármacos nos sentimos quizás peor, porque no reconocemos ese estado. Pero hay que tener cuidado con los engaños que nos juega la mente. Parece que nos cuesta ponernos en manos de profesionales porque nos da la sensación de que estamos a su merced y también dependemos de ellos por lo menos una buena temporada.

                Los fármacos son drogas, sí; pero ¿por qué llega a darnos tanto miedo todo eso y luego nos metemos cualquier porquería que nos dan en la calle o en donde sea?.

                Creo que no es necesario haber padecido una enfermedad mental para poder conocerla. Nosotros la conocemos desde dentro porque la sufrimos, pero cada uno es distinto porque las circunstancias que nos rodean son distintas para cada cual y cada uno tiene una vida propia aunque se puedan parecer en matices.

                Me parece también que algunos pecamos de creer saber más que los profesionales y que puede que queramos ser nuestros propios médicos y terapeutas.

                Algunos también dicen que a  los profesionales de la mente les interesa que haya enfermos, porque viven de ellos. Puede que sea cierto, pero pienso que no van tampoco creando enfermos. Si alguien acude es porque cree sentirse mal por las circunstancias que sean y solicitan ayuda. Tampoco creo yo que obliguen a nadie a acudir a la consulta.



               A fuerza de años de estar conviviendo con la enfermedad uno va aprendiendo algo, sobre todo al contrastarse e identificarse en parte con otros de su igual y al ampararse en profesionales. Pero los enfermos somos nosotros y no los terapeutas aunque a veces parece que se puedan contagiar un poco de nuestras patologías y todo eso hay que tenerlo un poco en cuenta.

               También creo que es necesario aceptar la enfermedad y más cuando estamos sometidos a tratamiento; pero tampoco hay que resignarse a ella, porque si lo hacemos, dejamos también de luchar y renunciamos a todo. Cada uno tiene que poner mucho de su parte para poder ir mejorando poco a poco e ir encontrando un entorno propicio para ir expresándose, encontrarse también un poco cómodo, e ir saliendo de ese aislamiento a que ha sido abocado a causa de su enfermedad, sin crear por ello tampoco ningún guetto y, no tirar la toalla al primer traspiés. Para eso también se puede necesitar ayuda y más cuando uno cree que lo ha perdido todo.

                Pero hay que ir fortaleciéndose también e ir encontrando un poco de paz dentro de la cabeza de cada uno y eso depende mucho de cada cual, poniendo los medios adecuados para ello.

                "Querer es poder", y si hoy no puedes, piensa que mañana quizás si puedas y esa esperanza ir convirtiéndola en realidad día a día sin caer en el desanimo.

                Hace no muchos años a todos nosotros se nos consideraba unos endemoniados y ahora se nos considera enfermos. Los tiempos cambian y la ciencia también avanza; pero con todo eso, cada uno debería luchar también por intentar encontrar lo que de verdad le vale en su vida.

                 Pensemos de paso también que todos tenemos una estrella, unos más pequeña o más grande que otros y que hay más estrellas que personas.

                 A los profesionales no deberíamos considerarles como medio enemigos, sino como posibles aliados que están ahí para intentar ayudarnos, si nosotros nos dejamos ayudar.

                 Y la vida sigue y sigue como si de un carrusel se tratara y cada uno tiene que resolvérsela poco a poco.

                  Sin nada más, un saludo y hasta pronto. 

                                                                                                                                               José Angel  

2 comentarios:

  1. Muy ciertas tus palabras. Que pena que a veces nos cueste tanto tiempo (años en mi caso) el darnos cuenta de lo que nos pasa y lo que necesitamos. En fin, nunca es tarde...Un saludo

    Fer

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante post. Hace pensar en el papel que los profesionales y las personas afectadas tienen en la recuperación. Han cambiado mucho las cosas en los últimos años, y han cambiado a mejor. Sin duda seguiremos progresando hacia una mejor atención e intervención, con el fin de alcanzar en cada caso la mejor calidad de vida posible. Un abrazo

    ResponderEliminar