Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

martes, 11 de febrero de 2014

¿¿”EL FUMEQUÉÉÉ …”??

  Llevo ya varios días sin fumar. A finales del 2013 aguanté 50 días en mi primera intentona.
  Me impulsó a hacerlo el que llevaba muchos años con el tabaco y ya respiraba mal y roncaba mucho. También tuve en cuenta el que al cabo del mes suponía un buen tajo a mi bolsillo y el haber oído que el tabaco, como sustancia tóxica que es, interaccionaba también con la medicación.


  La idea de dejar de fumar llegaba a ser obsesiva y por mediación de un amigo me propuse empezar mi guerra. Para ello compré en la farmacia un tubo de pastillas de nicotina y  un cigarrillo de plástico. Lo primero para vencer la adicción física y lo segundo para combatir la sensación del “qué hago con mis manos”  y del “qué me llevo a la boca”.

  Parece que estaba dando resultado. Me lo tomé como un desafío  o un reto. Iba contando los días que llevaba sin fumar. Pero quizás no lo llevé bien porque para empezar  eso no hay que tomarlo como una guerra ya que resulta difícil mantenerse así, sin fumar, desde esa óptica.
  Llegó Navidades y debido a unos  problemas sin resolver, a los recuerdos que afloraban y a que lo echaba en falta, volví a comprar una cajetilla y empecé a fumar  otra  vez.
  Ya no fumaba de forma tal compulsiva. Antes de aquel intento  no concebía mi vida sin tabaco pero ahora sin embargo sí. No lo enfoco ahora como algo a vencer, ni como un enemigo, sino simplemente como “no fumar” y “nada más”.

  Si sigo así, volveré a saborear las comidas, a no tener la sensación de que mi boca es un colillero, respiraré mejor, tendré más opciones para llenar ese espacio y ese tiempo de tabaco dedicándolo a otras cosas y tendré un poco más de dinero en el bolsillo, que no sobra.
  Esta es mi segunda intentona y me lo estoy tomando desde otro estado y enfocándolo con otra óptica, que antes me faltaba. La adicción al tabaco es fuerte, pero siempre está el “querer”, pero eso sí, poniendo los medios porque nada viene sin un poco de esfuerzo o por “milagrito, milagrito”.
  Espero que eso del ¿¿”fumequééé …. “??  se me llegue a olvidar también, pero por ahora esto es lo que hay y lo demás el tiempo lo dirá.
   “Es fácil caer, es más difícil volver a levantarse”.
          Sin más, un saludo y hasta pronto.    

                                     José Angel

3 comentarios:

  1. Gracias por esta aportación. A más de uno puede ayudar este texto. ¡¡¡ánimo, que será la definitiva!!!! Uxue

    ResponderEliminar
  2. Ayuda plantearlo como un pequeño reto, sin darle importancia. Animo

    ResponderEliminar
  3. Por aquí también estamos varios en esa guerra. ¡Ánimo y adelante!

    ResponderEliminar