Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

miércoles, 11 de marzo de 2015

VOLAR


“La fábula del aguilucho” (publicada en este blog y trabajada en la Unidad, la podéis leer  AQUI aquí), me pareció muy bonita cuando la leí, hace ya unos días, y quisiera añadir unas palabras sobre la libertad, el volar y la convivencia.
Yo he pasado 9 años en la Unidad de Día, y casi había perdido la noción de lo que es “volar”, porque cuando entré, yo también estaba bastante malherido.
No es fácil tener que renunciar a una porción de libertad al estar en la Unidad, pero me ha compensado: el haberlo pasado unas veces bien y otras no tanto, porque todo eso va teniendo ahora sus frutos.
No confundamos eso de volar con tener alucinaciones o ilusiones que podrían ser, a juicio de muchos, extravagante o fuera de nuestro alcance. Todos estamos limitados físicamente, y mentalmente también, aunque siempre podemos soñar despiertos.


La medicación merma o puede mermar las capacidades, pero hay que tener en cuenta que también puede aliviar el sufrimiento, aunque se sufra de otra forma. Todos hemos imaginado alguna vez que sin ella seríamos seres extraordinarios, o hemos fantaseado con eso. Y digo yo: ¿por qué esperar si podemos empezar a serlo allá donde estemos a nuestra manera? Los miedos están ahí y parece que no desaparecen porque siempre vuelven. Pero la libertad tiene mucho que ver con la confianza: confianza en uno mismo, en que sabremos ir resolviendo nuestra vida según vayan viniendo los acontecimientos y confianza también en los otros, en que nadie tiene por qué hacernos nada y menos si nosotros tampoco vamos con intenciones de hacer daño gratuitamente a nadie.

Todos podemos tener un espacio propio, con nosotros mismos, cuando la convivencia se enrarece, pero hay que ir resolviendo también los problemas. Dicen que es “mucho mejor pensar lo que se dice que decir lo que se piensa”, y que a veces también es mejor morderse la lengua. Con los actos  pasa algo parecido: creo que no es bueno obrar demasiado impulsivamente, sino que hay que empezar a hacer pequeños planes. También creo que es bueno obrar con un poco de prudencia, pero tampoco demasiada, e ir dejando de lado algunos miedos para ir así aprendiendo, primero a andar, luego a correr y finalmente a volar  sin tener ese continuo temor de que nos puedan derribar de un perdigonazo, y menos si obramos con consciencia y un poco de prudencia.


Y como digo yo, que vida conocida solo tenemos una, y hay que intentar vivirla dejando de lado ese medio estar entre la vida y la muerte por no querer hacerlo.
Todo se va aprendiendo, porque nadie nace sabiendo, y como dicen también : “tampoco se hizo Roma en una hora”: mirando el día a día, porque de eso depende el mañana, que tampoco sabe nadie como va a ser a ciencia cierta.
Y sin más que añadir, me despido de vosotros con un abrazo y hasta pronto.

Jose Angel

2 comentarios:

  1. Gracias por tus reflexiones, Jose Angel. Aunque ya no acudes a la Unidad, tus palabras siempre nos dan qué pensar y nos ayudan a coger impulso... un saludo de tus compañeros

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades por tu artículo, la verdad que llegas al corazón. La vida hay que vivirla y hay que luchar por hacerlo lo mejor posible. Genial.

    ResponderEliminar