Gure Ahotsa, blog-a, sortu berri dugun talde bat gara, Errenteriako Osasun Mentaleko Zentruko kidekoak.
Gure asmoa hemen lantzen ditugun gaiak zuekin partekatzea da: iritziak, bakoitzaren bizikizunak eta bestelako zenbait gai:errezetak, bidaiak, poesiak, kontakizunak... Hemen aurkituko dituzun ideiak positibo eta interesgarriak dira.

martes, 28 de marzo de 2017

CÓMO NOS AFECTA LA PRIMAVERA…


La semana pasada entramos en primavera y este fin de semana hemos cambiamos la hora. Mucha gente lleva meses deseando que llegue este momento, y a otras personas sin embargo, les da miedo porque hay más posibilidad de que haya descompensaciones en su estado psicológico…


Al mejorar el tiempo con la primavera, hay personas que tienden a sentirse mejor, elevándose su estado de humor. No obstante, en ocasiones no todo es alegría en la primavera.
En primavera, hay varios cambios:
-        -   Mejora el tiempo, hace más calor.
-        -   Aumenta la luz y las horas de luz. Hay menos horas para dormir.
-      - La naturaleza surge, brota, y eso aumenta el color, los sonidos, los estímulos del entorno.
-    - Socialmente, hay más presión por hacer actividades fuera del hogar: deportivas, relacionales, etc.



Aparte de todo esto, en primavera hay cambios en las áreas cerebrales que regulan los estados de ánimo y la voluntad, la temperatura, los procesos de sueño y vigilia, el apetito, la sed y la vitalidad de las personas; todos estos aspectos pueden verse afectados, aumentándolos o disminuyéndolos, lo que implica consecuencias a nivel psicosomático tales como alteraciones del sueño, falta o exceso de apetito, tristeza...

Y luego está el factor social: con el buen tiempo llegan las ganas de salir y de relacionarse socialmente, lo que a la mayoría de las personas le sienta bien. Pero no sucede lo mismo con aquellas personas  con dificultades para relacionarse (fobia social, timidez...), o a las personas con agorafobia (miedo a salir de casa), a las personas inseguras o acomplejadas con su propio cuerpo (por eso de llevar menos ropa...).


Por todo ello, en esta época puede aparecer la "depresión o astenia primaveral" (falta de energía, cansancio, tristeza, insomnio/hipersomnia…) o por el contrario, el aumento de vitalidad puede derivarse en procesos ansiosos, de euforia e hiperactividad



¿Qué hacer para prevenir estas alteraciones del estado de ánimo? Pues hay que intentar:

- Mantener una rutina estable: seguir incluyendo actividades al aire libre, de movimiento, pero también otras que impliquen descanso y relax: equilibrio  ocupacional.

- Cuidar la alimentación y adecuarla: hacer comidas con menos calorías (ya no las necesitamos tanto, pues no hace tanto frío), comer más verduras y hortalizas de la temporada, ensaladas... todo ello aumenta las vitaminas que ingerimos.Las frutas de primavera también nos vendrán muy bien: fresas, nísperos, uvas... si hay carencia de hierro, tomar alimentos que ayuden a la absorción del mismo.
- Un buen desayuno, completo, nos puede ayudar a empezar el día con energía: fruta, algún lácteo, cereales (mejor integrales) y algo de proteína (pavo/jamón york...).
- Cenas más ligeras.
- La miel y la jalea real, en pequeñas cantidades para endulzar los platos, son también aconsejables para combatir la sensación de cansancio por su contenido en vitaminas y minerales.
- Hidratarnos bien, beber más gua que en invierno, cuidar la piel (hidratarla más).

Practicar ejercicio físico moderado al menos durante 30 minutos diarios para estimular la producción de las endorfinas y aumentar el tono vital muscular. Habrá que intentar que la práctica de ejercicio sea al aire libre, porque el sol permite asimilar mejor el calcio y es necesario para disponer de vitamina D.


- Consultar con los profesionales que nos siguen ante cualquier síntoma de descompensación.

6 comentarios:

  1. Si, es muy oportuno este comentario...gracias por compartir. Marina Ballenas

    ResponderEliminar
  2. Hay que intentar adaptarse... seguro que lo logramos¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Buen artículo, ameno y bien documentado.
    La primavera la sangre altera, cuánta razón tiene el refrán.
    Vamos a intentar disfrutarla si nos deja y nos dejan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Pues sí, la sangre se altera. y la naturaleza también... ¡a ver si podemos disfrutarla, como decís!

      Eliminar
  4. Queridos amigos de Rentería: he leído vuestro artículo sobre la primavera y cómo ésta nos afecta. Me ha parecido muy interesante y se ajusta a la realidad. Muy buenos los consejos que dáis y bien todo en general. Me alegro de que haya fluidez en nuestra relación. Yo os mando todo el afecto desde el blog de la Ura Macarena de Sevilla y en especial todo mi cariño. José Cuadrado.

    ResponderEliminar